El espía

Eric O'Neill, recién llegado al FBI, entra en un juego de poder con su jefe, Robert Hanssen, un agente que fue juzgado por vender secretos a la Unión Soviética.