Un perro afortunado

En su primera aparición en la pantalla juntos, Stan interpreta a un amante de los perros sin un centavo y Oliver interpreta a un delincuente que intenta robarle a él y a su nueva amante.