Acoso del más allá

Watson sale de la cárcel en libertad condicional. Había sido condenada por haber matado a su marido, un violento policía de New York que la maltrataba. Debe permanecer un año en arresto domiciliario con un localizador atado a su tobillo.