Cartas a Elena

Cuando se queda lisiado un cartero, su hijo adoptado, Emilio, se hace cargo del correo y haciendo gala de una gran imaginación cambia el contenido de las cartas sustituyendo las historias tristes por historias alegres y optimistas.