Hasta que la suegra nos separe

Lucho y Jenny están esperando un bebé. Lucho trabaja en un restaurante y de repente es despedido, situación que lo obliga a vivir en la casa de su suegra. La convivencia se hace imposible ya su suegra es tremendamente metiche.