Holy Rollers

Sam Gold vive con su familia en la comunidad judía ortodoxa de Brooklyn siguiendo los dictados de su religión, hasta que decide unirse a su vecino en el transporte de lo que él cree que son medicinas.