Sin Vivir

Luego del intento de suicidio de Moi, su primo Hugo debe cuidarlo y decide ir con él a casa de Jairo, un hombre callado y enfermizo que acepta recibirlos durante unos días. Convivir no es fácil, sea con otros o con sus propios pensamientos.