Smitty

Ben, un chico de trece años, lleva a cabo continuas travesuras que traen de cabeza a su madre, una mujer soltera que lucha cada día por intentar salir adelante sin una pareja que le ayude a tratar que el comportamiento de su hijo mejore.