The Myth

En 221 A.C, Qin Shihuang, el primer emperador de China, comenzó a construir una tumba real a pesar de pretender ser inmortal.