Toque de queda

La violencia se ha convertido en un virus. Las personas se esconden y se protegen, pero la seguridad es cada vez más frágil y todos parecen estar infectados. El barrio decide armarse y defenderse.