Yo amo a Shakey

JT O’Neil, con su hija de 10 años, y su devoto perro Shakey se mudan a una pequeña ciudad de Chicago y al no leer la letra pequeña de su contrato de alquiler, JT se ve obligado a tratar de deshacerse de su perro.