Si no despierto

Sam parece tener todo lo que una adolescente podría desear: popularidad; un novio atractivo; estatus genial; amigos divertidos; una familia amorosa y aparente felicidad. Pero más allá de lo superficial; la vida de Sam no es tan encantadora.