Somos los marsupiales carnívoros

Fue un caso espantoso de identidad equivocada. Los exploradores europeos los confundieron con gatos, ratas, lobos y comadrejas voraces. Pero eran algo completamente desconocido, una curiosa banda de marsupiales con gusto por la sangre, huesos y carne.